martes, 24 de mayo de 2011

No Pierdas la Fe (faith like potatoes)



En esta película, el actor principal está muy tenso debido a que quiere salir adelante con todo el solo y no valora el trabajo de los demás. Debido a su actitud altiva, decide vender su granja e ir a otro lugar. En este nuevo lugar conoce a un hombre de color que necesitaba trabajo y lo contrato.


Su esposa al ver la situación de presión que el tenia, decide ir a la iglesia en familia. Cuando el protagonista está en la iglesia, comienza a pasar por un proceso que le permite abrir sus ojos espirituales y decide dedicarle tiempo a servir a Dios. El Pastor de la iglesia le regala una biblia y a través de la lectura en sus ratos libres fue fortaleciendo su Fe.


Tiene también la oportunidad de hacer un milagro a una dama de color que fue sorprendida con un rayo eléctrico; basándose en el Profeta Eliseo que pudo hacer el milagro del niño de la mujer Sunamita. Después pasa algo que nos permite analizar como Dios trabaja sus milagros en nosotros.


Un sobrino del protagonista decide acompañarlo a solucionar un problema del tractor y se montan juntos en el otro tractor, pero se resbala y muere al ser pisado con la rueda del mismo. En esta escena vemos como el protagonista pierde su concentración en el poder de Dios y se deja llevar por la desesperación ante ese gran problema. Dios, en su gran misericordia se le revela al papa del niño muerto y le hace ver que el niño está bien allá.

A través de esta noticia, el protagonista se prepara para reunir a todo el pueblo en el estadio para que oren y obtengan un milagro de Dios con la lluvia para cortar con la gran sequia que había. Para fortalecer la fe, el protagonista se pone a sembrar papas en el momento de sequía. La reunión y la oración fue un éxito, sin embargo no llovió. Pero hizo un milagro inesperado que fue la gran cosecha de papas en ese momento de sequía.

Todos tenemos la gran oportunidad de hacer milagros sobrenaturales y servirle a Dios, lo que limita es la falta de CREER que puedes o no hacerlo.

Si te ha gustado esta enseñanza, recuerda recomendarlo para multiplicar la gran bendición. Saludos.